• Entrevista publicada en Francés el 23 de Enero de 2014 sobre Royauté-News.

     

    Carlismo hoy - Maria Teresa Borbón Parma

    La entrevista de la Princesa Maria Teresa Borbón Parma por Royauté-News.

     

    _______________________

     

    RN 1 de Royauté-News : ¿ Que es lo fundamentalmente hoy el Carlismo al pueblo español ?

     

    Maria Teresa Borbón Parma :

    - En 1833 muere el rey Fernando VII, el rey más nefasto de la historia de España, servil frente a Napoleon, traidor a su pueblo. Antes de morir, cambiara (sin acuerso de las Cortes) la ley semi-salica promulgada por los Borbones cuando llegan a España, permitiendo el acceso de las mujeres tan solo a extinguirse todos los varones de la dinastía. Sin embargo fernando VII designa su hija Isabel como su heredera a despecho de su propio hermano, Carlos María isidro.

    En seguida estalla un levantemiento popular a favor de Don Carlos, de sus derechos, mas aun a favoir de los fueros. Ya que Don Carlos proclama que respetara los fueros de la provincias que aun gocen de ellos ( como el Pais Vasco) y los restablecerá allí (como en Cataluña).

    Asi empieza la larga andadura, la "saga" carlista que dura hasta nuestros días. Tres guerras civiles y una actividad ideológica, propagandista intensa. He aquí el balance de esta larga permanencia que cuenta, por una parte con une dinast ía comprometida militarmente y ideológicamente y, por otra parte con el Pueblo, los pueblos de las Españas, como decimos los carlistas, organizados en partidos o en unidades guerreras aguerridas (los requetes). En su bandera, rezan cuatro palabras : Dios (defensa de la religíon, no forzosamente de una iglesia, casi siempre sometida a un regimen de turno), la Patria (la unión de las patrias, ya que el Carlismo es federalista), los fueros y el Rey legitimo.

     

    - ¿ Porque, más allá de la crisis, España esta hoy tan mal parada ?

    - El pulso democrático resulta de la unión de todos los partidos clandestinos de izquierdas y de unas personalidades de la derecha, de las fuerzas sociales, no obligatoriamente partisanas (así  las mesas democráticas de los pueblos y de las ciudades con todas sus fuerzas vivas). Ese pulso democrático supuso innumerables esfurezos, innumerables sacrificios durante años (desde los 60). Hacia el final del franquismo, un pacto secreto permite el acceso al poder, del pr íncipe Juan Carlos, el candidato de Franco, lo que quieren aquellos miembros del régimen dispuestos aun avance en este cosaun avance en este cosal consenso. Por otra parte, el pacto supone la aceptac íon por su parte (Juan Carlos) del programa de la oposición unida : la democracia, lo que ped ía la oposicón. 

    Hubo, entonces, un fervor extraordinario que hizo posible la fraternidad; la reconciliación entre los adversarios de la guerra. Desgraciadamente lo que nosotros (y otros) veíamos como un "stepping stone", un primer peldaño democrático, susceptible de permitir un avance en este sentido (mas justicia, mas solidaridad, en especial con les pueblos "emergentes") ha sido visto por aquellos que se asentaron en el poder (que muchas veces no habían estado en los combates de la "democracia subterránea") como un "statu quo". Se hicieron sin embargo muchas cosas positivas. Desgraciadamente aparecieron desperdicios, los gastos suntuosos inutiles y una corrupción nefasta por parte de un gran número de dirigentes políticos. El pulso democrático se vio truncado, la desconfianza, el ofio entre "vencedores" y "vencidos" reaparecieron con la malévola ayuda, por supesto, de determinados intereses políticos.

    - ¿ Como puden las provincia carlistas aportar algo a las demás provincias, y, por lo tanto, a toda España ?

    - Las provincias que han conservado sus fueros han sido siempre mejor organisadas y mas democrá ticas que las demás. Hubo en la época del rey Caelo VII un verdadero Estado carlista en el norte de España (con sus aduanas, sus correos, sus monedas) reconocidos por muchas potencias extranjeras y que fueron ejemplar por su buena marcha y su gestión democráticas.

    Es así como las provincias históricamente carlistas pueden ser un ejemplo valioso en el contexto de hoy día para las demás  provincias o nacionalidades (es el termino generalmente al uso) con las cuales deberían unirse en un entramado federal o confederal.

    - ¿ La violencia separatista se debe a una confesada impotencia del gobierno ante lo que es ante todo un problema constitucional ?

     

    - La violencia separatista tiene raíces históricas. Cuando los ejércitos carlistas fueron vencidos por ejércitos gubernamentales más poderosos, apoyadas por las monarquías burguesas de la época (Luis-Felipe, Inglaterra) los fueros fueron suprimidos. Por otra parte el estado llamado liberal se apodero de la tierras de la Iglesia y de las tierras comunales de los pueblos, expoliando a los campesinos y reduciendoles a une extrema miseria. El rencor del pueblo le hace volverse contra el estado que la ha expoliado, y querer separarse de el. El carlismo, partidario del la verdadera autonomía  de las provincias, ha sido siempre opuesto al separatismo. El problema constitucional arranca de la propa constitución que reconose une autonomía a media tinta ;

    La falta de soldabilidad del gobierno hoy es, para empezar la falta de soldabilidad de las "elites" políticas : han perdido el espíritu  del consenso que guio la transición democrática y también la proximidad a la realidad vigente. Así  el problema hoy ya no es jurídico, es de índole pasional.

     ¿ La imagen muy deteriorada de la monarquía juancarlista, hasta el punto de que hace meses se habla en España del post-juancarlismo ; y hasta se desea una transición hacia otra forma de gobierno (la  propuesta republicana) mientras una gran parte de la sociedad cuestiona la monarquía ... Si esta tendencia de rechazo se acentúa, es caso posible que la solución carlista que representa Usted y su familia se manifieste claramente para suscitar su retorno ? Al tiempo, si la cuestión institucional fuera planteada, quien debería plantearla ?
     

    - No le toca a ningún princípe plantear la cuestión constitucional. Tan solo al pueblo que debe exprearse en cuanto al régimen que desea (existe en España muchos colectivos que lo desan).
    Lo que mis sobrinos (y muy en particular el jefe de famila ; desean es ser, ante todo, referentes políticos con las propuestas políticas nuestras de siempre, pero con una proyección moderna y hasta futurista, como el propio proyecto de gestión colectiva desde la base de la sociedad, referentes morales, lideres capaces de infundir la confianza por su capacidad de ofrecer propuestas políticas originales.

     

    ¿ Los españoles se sienten vinculados a los Borbones, o más bien, iba a decir al contrario, considerando la cosa de otre manera, es para ellos parte de su cultura la idea de una monarquía  liberal con sus legítimos representes al frente ?

    - Curiosamente, se llama "borbones" en España, a la dinastía liberal. La otra, la nuestra, se llama simplemente "carlista". Les españoles no han sido jamás monárquicos sino dinásticos. Por esto, a los partidarios de Don Juan, se le llamada "juanistas", los de Don Carlos, "carlistas", más tarde "carlo-hugoistas". El pueblo carlista, lo que podemos llamar el carlismo sociológico, que no forma parte de una organisación, tiene algo de particular. El largo recorrido carlista, las huellas que ha dejado su historia general y las historias particulares, los sacrificios que ha supuesto,, las esperanzas que ha suscitado, foàrma una masa incandescente capaz de gestas extraordinarias como fue el de su propio "aggiornamento".

     

     

                                               _____________________________

    Commentarios

    1
    TR
    Samedi 2 Août à 13:18
     

    Merci d'avoir posté cette entrevue en espagnol/gracias para haber enviado esta entrevista en español.

    Une précision dynastique : Ferdinand VII a peut-être été le roi le plus catastrophique que l'Espagne ait connu (s'il ne l'est pas, il est au moins l'un des pires) mais ce n'est pas lui qui a supprimé la loi semi-salique.

    En 1712, Philippe V, acculé par l'Europe et trompé sur ce point précis par son grand-père Louis XIV et son conseiller la princesse des Ursins, a cru renoncer validement au trône de France (ce n'est que plus tard qu'il lui sera révélé que la règle d'indisponibilité de la couronne rendait cette renonciation invalide; s'il l'avait su invalide à l'avance, il n'aurait jamais fait un acte qu'il savait trompeur, en raison de son honnêteté scrupuleuse; et il n'a renoncé que pour éviter le parjure : en effet, il avait juré au peuple espagnol en 1709, qu'il resterait leur roi, ce qui lui était interdit s'il ne "renonçait" pas au trône de France, pour lui et absolument tous ses descendants, y-compris par les femmes, d'ailleurs). Pour éviter de voir ses descendants par les mâles, pour le cas où l'un de ses successeurs n'aurait eu que des filles, privés de la couronne d'Espagne, il a décidé de modifier la "loi des parties" qui régissait entre autres la succession en Espagne, et auparavant en Castille, depuis Alphonse XI. Pour cela, il a reconvoqué des Cortès déjà renvoyées (au lieu d'organiser une nouvelle élection comme il l'aurait dû, mais depuis Charles Quint l'Espagne considérait que ce type d'irrégularité d'entachait pas les décisions d'invalidité, au moins sur les questions fiscales; de même, ces Cortès reconvoquées n'avaient pas de mandat ad hoc de leurs électeurs pour une telle décision) et il leur a fait lire l'édit de révocation de la loi précédente qu'il avait fait rédiger. Il n'y a pas eu de vote! Or l'ordre de succession à la couronne espagnole ne peut être modifié que par une décision royale validée par un vote des Cortès... On peut donc sérieusement douter de la validité de cette révocation. C'est un premier point.

    Le deuxième point, c'est qu'en 1789, Charles IV a, lui, pris la décision de révoquer cette "révocation" et de revenir à la Loi des Parties antérieure; pour cela les Cortès, qui avaient un mandat ad hoc, ont réellement voté. Donc, si jamais la révocation de Philippe V (qui n'avait jamais eu à s'appliquer) avait été valide, malgré ses graves irrégularités, l'acte de 1789 y aurait nécessairement mis fin, puisqu'il avait été édicté, lui, dans des conditions régulières. Charles IV a jugé bon de ne pas PUBLIER cette loi immédiatement, ce qui fait qu'elle n'était pas encore appliquable (il en avait été de même en son temps, pour la Loi des Parties rédigée mais pas publiée par Alphonse X le Sage à sa mort, et qui n'a pas pu s'appliquer à sa succession, d'où la révolte des Infants de la Cerda, fils de son fils aîné), mais qu'elle le deviendrait dès publication, et la famille royale le savait, comme le montre la lettre de l'infante Janvière, mariée au Brésil et donc à l'abri de Napoléon, à la suite de l'exclusion provisoire de princes alors aux mains de Napoléon.

    Ferdinand VII, avec de nombreuses hésitations et malgré son caractère alors inopportun, a décidé de publier cette loi régulièrement votée et jamais révoquée.

    Cet acte, pour être politiquement désastreux, était parfaitement légal. Par conséquent, à sa mort, c'est bien sa fille Isabelle II qui est devenue reine d'Espagne et non son frère Don Carlos, et, pire, Don Carlos n'a même pas été nommé régent, ni même son frère François de Paule pourtant considéré comme plutôt libéral (mais pas extrémiste).


    1 commentaire